REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del estado Portuguesa
Guanare, Trece de marzo de dos mil siete
196º y 148º

EXPEDIENTE: 7069
SENTENCIA DEFINITIVA
I
IDENTIFICACIÓN DE LAS PARTES, SUS ABOGADOS ASISTENTES Y APODERADOS

DEMANDANTE (S): Ciudadana: CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO titular de la cédula de identidad No. 9.252.743 actuando en su propio nombre y representación y en nombre y representación del adolescente XXXXXXXXXXXXXXXXXX titular de la cédula de identidad No. 22.092.055, asistida por la Abogada Lesbia Andrade inscrita en el Inpreabogado No. 61.199

DEMANDADO: HATO EL CAIMAN, C.A. inscrito en el Registro de Comercio que era llevado por el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Portuguesa, el 22 de Octubre de 1.973, bajo el No. 204, folios 47 vto. al 52,

APODERADO JUDICIAL DE LA PARTE DEMANDADA: Abogado RAMSÉS GÓMEZ SALAZAR, titular de la Cédula de Identidad Nro.13.738.176 e inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 91.010.

MOTIVO: COBRO DE PRESTACIONES SOCIALES Y DEMAS BENEFICIOS LABORALES

II
IDENTIFICACIÓN PRELIMINAR DE LA CAUSA

Se inicia la presente causa con una demanda por Cobro de Prestaciones Sociales y demás beneficios laborales, intentada por la ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO actuando en nombre propio y en representación de su hijo, el adolescente XXXXXXXXXXXXXXXXX, contra la Sociedad Mercantil HATO EL CAIMAN, C.A., demanda que fue presentada en fecha 06/10/2006, ante la Secretaria del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del estado Portuguesa, con sede en la ciudad de Guanare, correspondiéndole por distribución a quien con tal carácter suscribe el presente fallo.

Aduce la solicitante, que su concubino quién vida respondía al nombre de RAMON PINEDA (fallecido) padre de sus hijos ciudadanos Elizabeth del Valle Pineda Perdomo, Detzy Carolina Pineda Perdomo, Johana Kerely Pineda Perdomo (mayores de edad) y el adolescente XXXXXXXXXXXXXXXXXX, de catorce (14) años de edad, el 03/03/1998 comenzó la relación laboral, ocupando el cargo de Vigilante para la empresa Hato El Caiman, C.A., representada legalmente por su presidente ciudadano Nelson Saldivia Veracoechea, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. 2.54.860, domiciliado en Araure estado Portuguesa y que dicha relación finalizó por muerte de su concubino en fecha 11 de octubre de 2005, devengando para ese entonces un sueldo de cuatrocientos cinco mil bolívares (Bs. 405.000,00) mensuales y conforme al articulo 108 Parágrafo Tercero y 568 de la Ley Orgánica del trabajo, tienen derecho a una indemnización la cual han reclamado en diversas oportunidades, pero todo ha sido en vano, pues el patrono del trabajador fallecido, solo ha jugado con ellos haciendo ofrecimientos que no cumple. Es por lo que demanda a la sociedad Mercantil “Hato El Caiman, C.A.” por los siguientes conceptos: 108 días de la prestación de antigüedad de Bs. 5.625.747,78 mas intereses por un monto de Bs., 2.611.051.33, utilidades fraccionadas correspondientes al año 2005 Bs. 284.709,07, vacaciones fraccionadas correspondientes a marzo de 2005 a septiembre de 2005 (6 meses) Bs. 154.687,37, bono vacacional fraccionado correspondientes a marzo de 2005 a septiembre de 2005 (6 meses) Bs. 95.464.20, bono nocturno Bs. 9.582.300,00 y tiempos de viaje Bs. 3.992.625,00.

Estimando la pretensión en la cantidad de Bs. 22.631.293,82 y sobre esa cantidad se le calcule los costos, costas del proceso y honorarios profesionales después de practicarse una experticia complementaria del fallo y por último demando la indexación monetaria, estimando en consecuencia la demanda por Bs. 30.000.000,00.

Fundamenta su acción en la Ley Orgánica del Trabajo de conformidad en su artículo 108 Parágrafo Tercero y 568 de la Ley Orgánica del Trabajo; 1.269 del Código Civil; Artículo 4 y 8 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente.

Se admitió la demanda y se cumplió con la citación de la parte demandada según lo establecido en el articulo 461 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente. En fecha 16 de noviembre de 2006, oportunidad para que tenga lugar la contestación de la demanda, la demandada con el objeto de enervar la pretensión, negó, rechazó y contradijo pormenorizadamente alguno de los alegatos esgrimidos por los actores en su escrito libelar, reconociendo la existencia y duración de la relación laboral, que la relación laboral culmino en fecha 11 de octubre del 2005, admitió que el extrabajador ejercía el cargo de vigilante, admitió los salarios diarios normales, admitió que el último salario mensual fuese de Bs. 405.000,00, admitió el bono especial accidental que se le cancelo al extrabajador los cuales correspondían única y exclusivamente a los meses acreditados por el demandante en los recibos.

Negó que se le cancelara al extrabajador en forma permanente el Bono especial y accidental, negó que se hayan agotado las vías amistosas posibles para lograr el pago, negó que el trabajador le corresponde incremento por jornada nocturna, negó que al extrabajador le corresponda el pago por tiempo de viaje, negó que el extrabajador inicio la relación de trabajo en fecha 03 de marzo de 1998, por cuanto ingreso el dos de marzo del 1998, negó que halla jugado con lo coherederos, por cuanto ha realizado pagos, depósitos y pagos fraccionados en tres cheuques hasta por la cantidad de Bs. 7.863.198,94, negó el salario utilizado para el cálculo de la prestación de antigüedad, en cada uno de los periodos señalados por los actores en su escrito libelar, negó que le adeude los montos señalados por concepto de vacaciones, bono vacacional y utilidades.

Señaló la representante judicial de la parte demandada que los conceptos que le pertenecían al trabajador como consecuencia de la relación de trabajo existente entre el 2 de marzo de 1998 y 11 de octubre de 2005, es decir, por 7 años, 7 meses y 9 días de trabajo, conforme a las formas de calculo establecidas en la Ley Orgánica del Trabajo vigente: prestación de antigüedad acumuladaza, articulo 108 de la LOT, 422 días, Bs. 5.786.522,07, días adicionales de antigüedad, articulo 108 LOT, 14 días, Bs. 232.913,14, días de antigüedad , articulo 108 LOT, 25 DÍAS, Bs. 415.917,75, Intereses sobre Antigüedad Acumulada, 516 días, Bs. 2.922.746,43, vacaciones y bono vacacional fraccionados 21,58 días, Bs. 407.840,83, utilidades fraccionadas correspondiente al año 2005, 17,25 días, Bs. 286.983,28, dando un total de Bs. 10.122.924,29, menos las deducciones y anticipos cancelados al trabajador, calculados en la cantidad de Bs. 2.259.725,35, arrojando un resultado de Bs. 7.863.198,94, cantidad que se canceló y depositó en el tribunal laboral y el tribunal de protección, es por lo rechazó y negó que se le adeude al trabajador la cantidad de Bs. 22.631.293,82 y que deban cancelarse intereses moratorios sobre la cantidad demandada, que deban indexarse dichas cantidades y que deba cancelar honorarios profesionales.

En la contestación de la demanda el demandado impugno los instrumentos cursantes a los folios 34 al 88, ambos inclusive.

En fecha 12 de enero de 2007, oportunidad fijada para la realización de la audiencia oral y pública, comparecen ambas partes, tal como consta en el acta levantada, estas expusieron sus argumentos y se evacuaron las pruebas cursantes en el expediente.


III
ARGUMENTACION DE LAS PARTES EN LA AUDIENCIA DE EVACUACION DE PRUEBAS

Al momento de fundamentar sus hechos la actora lo hace en los siguientes términos:
“…sic… mi concubino y padre de mis hijos al fallecer prestaba sus servicios como vigilante para la empresa Hato El Caiman, C.A., desde el 03 de Marzo del Año 1.998 en forma ininterrumpida hasta el día de su fallecimiento, devengando un salario de cuatrocientos cinco mil bolívares (Bs. 405.000,00). Conforme al Articulo 108 Parágrafo Tercero y 568 de la Ley Orgánica del Trabajo, tenemos derecho a una indemnización la cual han reclamado en diversas oportunidades,…”

Al momento de ejercer sus defensas la empresa demandada Hato El Caiman, C. A, expone:
“…sic…se desprende la existencia de una relación de trabajo distinta a la planteada en el libelo de la demanda, que incorpora conceptos no causados durante la relación de trabajo, exagera en circunstancias no detalladas en el libelo como bono nocturno y tiempo de viaje, y por ende, los cálculos realizados en la demanda, se incrementan en una forma abrupta…”



IV
PUNTOS CONTROVERTIDOS

Este Tribunal evidencia que los limites en los cuales ha quedado planteada la controversia conforme a las pretensiones deducidas por los actores y la defensa opuesta por la empresa demandada Hato El Caiman, C.A., la empresa demandada no niega la relación de trabajo, no niega la fecha de egreso, el motivo de la culminación de la relación laboral y el cargo, en consecuencia se tienen estos como admitidos, quedando controvertidos procedencia del bono nocturno, tiempo de viaje y la determinación del salario para el cálculo de las prestaciones sociales, utilidades, vacaciones y bono vacacional fraccionado, por cuanto la demandada no negó estos cuatro últimos conceptos, sino los montos con que fueron calculados, se tienen como admitidos.

A continuación se valorarán las pruebas que constan en el expediente a los fines de establecer cuales de los hechos controvertidos en el proceso han sido demostrados

V
ASERVO PROBATORIO

PRUEBAS DE LA PARTE DEMANDANTE
DOCUMENTALES

PRIMERO: Promueve marcada letra “A” partida de nacimiento del adolescente **********con el fin de demostrar que el referido adolescente es hijo del De Cujus y de la ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO. Este Tribunal la aprecia demostrándose la cualidad del actor para ejercer las acciones en el proceso. Y así se decide.

SEGUNDO: Promueve marcado letra “I” 15 Recibos por concepto de Bonificación Especial a favor del De Cujus, por un monto de Bs. 3.750,00, cada uno, recibos por concepto de cancelación de utilidades al 6.39% durante el ejercicio económico comprendido entre el 01/01/2002 al 31/12/2002 y al 01/01/2003 al 31/12/2003, por los montos de Bs. 167.841,75 y Bs. 208.494, 82, respectivamente. Recibos de Pagos de intereses sobre prestaciones sociales acumulados al 31/10/2004, 31/12/2003, 31/10/2003 y otros recibos de fechas 29/08/2003 y 15/04/2003, Recibos de Pago de liquidación de Vacaciones, Dias Adicionales y Ajuste Salarial. Documentos privados que no fueron impugnados por la parte a quien se le oponen, este Tribunal los valora, y así se decide.


TERCERO: TESTIMONIALES:

En cuanto a los ciudadanos NICOLAS GIMENEZ y JUAN CARLOS PÉREZ SALAS, testigos promovidos por la parte demandante, este Tribunal le da pleno valor probatorio por cuanto fueron contestes en sus dichos al manifestar que el trabajador-fallecido se desempeñaba como vigilante de 24 horas, rotatorias y que le cancelaban un bono especial por hacer trabajos en el campo, que nunca le pagaron bono nocturno. Y así se decide.


PRUEBAS DE LA PARTE DEMANDADA. (HATO EL CAIMAN, C.A.)

PRIMERO: Promueve copias simple de recibos y vouchers de pagos de intereses sobre prestaciones sociales correspondientes a los años 2003 y 2004, documentales privadas que no fueron impugnadas por la parte a quien se le opone, razón por la cual este Tribunal las tiene como ciertas y que son demostrativas que el De Cujus recibió las cantidades de Bs., 1.000.000,00, Bs. 766.052.97, Bs. 86.966,25 y Bs. 406.706,13, para un total de Bs., 2.259.725,22. Y así se decide

SEGUNDO: Copia Certificada de Acta levantada por ante la Inspectoria del Trabajo de esta ciudad de Guanare del estado Portuguesa, donde la demandante reclama al demandado cancelación de prestaciones sociales y demás beneficios laborales con la finalidad de interrumpir la prescripción, a la cual esta juzgadora le concede pleno valor probatorio por ser documento público no impugnada por el adversario, demostrándose que hubo una reclamación extrajudicial. Y así se decide


TERCERO: Copia simple de expediente signado con el No. PP01-S-20006-000036 del Juzgado de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo del Estado Portuguesa, Oferente: Hato El CAIMAN, C.A. Oferidos: Elizabeth Perdomo Sereno y Alexis Ramón Pineda Berrios (en su condición de sucesores del ciudadano José Ramón Pineda), donde la demandada propone oferta real de pago a los ciudadanos antes mencionados, esta juzgadora le concede pleno valor probatorio por ser documento público demostrándose que la demandada en fecha 29/09/2006 ofreció el pago de los conceptos demandados; depositó la cantidad de B. 4.493.256,54 a la ciudadana Corina Elizabeth Perdomo Sereno, la cantidad de Bs. 561.657,07 al ciudadano Alexis Ramón Pineda Berrios, sin embargo estos conceptos no se deben deducir del monto adeudado que resulte de la experticia complementaria del fallo por las razones que se exponen a continuación; así como también por cuanto se desconoce la cuota parte que le corresponde a cada heredero. Y así se decide

CUARTO: Consigno copia de escrito relativo al expediente numero 1489, cursante por ante esta sala de juicio donde consigno la cantidad de la cantidad de Bs. 2.808.285,35 a los niños y/o adolescentes **************************, esta juzgadora le concede pleno valor probatorio por ser documento público, demostrándose que canceló parte de la cantidad de dinero demandada. Y así se decide.

QUINTO: Consigno copia simple de constancia emitida por la Asociación de Vecinos de la Urbanización “Simón Bolívar” donde hacen constar que el De Cujus José Ramón Pineda vivió en concubinato con la ciudadana Corina Elizabeth Perdomo Sereno. Esta juzgadora no valora dicho documento por cuanto el estado de concubinato debe ser producto de un juicio contradictorio culminado mediante sentencia definitivamente firme que acredite dicho estado. Y así se decide.

SEXTO: Consigno copias simples de las partidas de nacimiento de los adolescentes ************************* esta juzgadora le concede pleno valor probatorio por ser documento público, demostrándose que son hijos del De Cujus Ramón Pineda, en consecuencia coherederos de los bienes que integran el acervo hereditario. Y así se decide.


El Tribunal para decidir observa:

La solicitante ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO, alegó ser la concubina del De Cujus RAMON PINEDA, situación ésta que acepto el patrono. Al respecto esta Juzgadora considera que si bien es cierto que el artículo número 77 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela equipara las uniones estables de hecho con el matrimonio donde la cónyuge tiene derechos hereditarios, no es menos cierto que al final el mismo artículo establece que las uniones de hecho deben reunir los requisitos establecidos en la ley, y actualmente el Estado y Capacidad de las personas está regulado en nuestro ordenamiento jurídico positivo en el Código Civil. Es criterio de esta juzgadora que el establecimiento del concubinato debe constar en una sentencia constitutiva de estado producto de un juicio donde los herederos y todas las personas que tengan interés concurran a hacer sus alegatos y defensa. Dicha sentencia debe quedar asentada por ante la oficina de registro respectivo, a tenor de lo pautado del artículo 507 Código Civil y posteriormente con esta sentencia acudir ante el Tribunal competente y solicitar la declaración de Únicos y Universales Herederos, debido a que esta solicitud donde se pretende incluir sin juicio previos a los supuestos concubinos vulnera los derechos del Niño y Adolescente mermándosele su patrimonio, por lo cual el juzgador debe asegurar en todas su decisiones, con prioridad absoluta los derechos y garantías de los niños y adolescente según lo pautado en el artículo 7 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, 4 de la Convención sobre los Derechos del niño y 78 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; así como también el Principio del Interés Superior del Niño, donde debe existir un equilibrio ente los derechos de las demás personas y los derechos y garantías de los niños y adolescentes, tipificado en el artículo No. 8 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Por otra parte, la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia No. 00470, dictada en fecha 21 de mayo del año 2004, expediente No. 2001-000799, dictamino:
“Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer producirán los mismos efectos que el matrimonio pero para ser efectivo ello debe acudirse al procedimiento contencioso y no al de jurisdicción voluntario”

Por los antes expuesto y visto que la ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO, no demostró su condición de ex concubina del De Cujus RAMON PINEDA, como se indico supra se declara que la misma no es heredera de los bienes que forman parte del acervo hereditario del De Cujus en cuestión, por lo tanto no tiene derecho al pago de la cuota parte por concepto de prestaciones sociales y demás beneficios laborales, por cuanto
de reconocerle la condición de concubina por acuerdo entre las partes, vale decir, ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO y la empresa HATO EL CAIMAN, C.A., se estaría vulnerando los derechos patrimoniales de los adolescentes los cuales son de orden público, intransigibles e irrenunciables, a tenor de lo pautado en el articulo número 12 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente. Y así se decide.

En cuanto a los interese de mora, los mismos se calcularán desde la fecha de terminación de la relación de trabajo, es decir, desde el 11/10/2005 hasta la efectiva ejecución del fallo, conforme lo previsto en el articulo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para lo cual también se ordenara una experticia complementaria al fallo, a fin de que en único experto contable establezca los intereses de mora de las sumas condenadas, con base en la tasa activa determinada por el Banco Central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país (literal b del articulo 108 De la Ley Orgánica del Trabajo). Para los intereses de mora no operará el sistema de capitalización, ni serán objeto de indexación. Así se decide.

En cuanto al BONO NOCTURNO, siendo que el actor manifestó que el De Cujus laboro horas nocturnas, tal como se desprende del escrito libelar, y al haberlo negado la patronal, de conformidad con la jurisprudencia patria que ha señalado que el trabajo realizado en tiempo nocturno, el rechazo del patrono sobre tal circunstancia de hecho coloca sobre el trabajador la carga de probar que efectivamente se prestó el servicio en horario nocturno, así como también demostrar las horas, la frecuencia y los días en los cuales trabajó, lo cual no fue demostrado en el juicio por cuanto los testigos evacuados fueron contestes en expresar que laboraba jornada nocturna por cuanto era vigilante; asi como también que laboraba en horas diurnas desde la 7:00 de la mañana cuando el patrono le ordenaba realizar trabajos diferentes a la vigilancia. Por tales razones y por cuanto el actor no determino la jornada nocturna se declara sin lugar esta reclamación. Y así se decide.

En cuanto a los SALARIOS devengados por el Trabajador-fallecido, este Tribunal observa que de acuerdo a como quedó trabada la litis y en atención a la distribución de la carga de la prueba, y siendo que la demandada negó el salario utilizado para el cálculos de los conceptos reclamados, correspondía a ésta desvirtuar los salarios alegados por los reclamantes en su escrito libelar, y así observa quien juzga que las probanzas traídas al expediente, recibo de pago de liquidación de vacaciones de fecha 13/06/2005 cursante en este expediente al folio número 94, en el que se evidencia que el trabajador-fallecido para el 13 de junio de 2005 devengaba un salario de Bs. 412.499,50. Y así se establece

En cuanto al TIEMPO DE VIAJE, la actora tenia la carga probatoria por cuanto el demandado los negó en la oportunidad de la contestación de la demanda, en consecuencia al no haberse demostrado este concepto se declara sin lugar esta reclamación. Y así se decide.

Por cuanto la demandada, negó los montos por los cuales fueron calculados los conceptos reclamados, este Tribunal los condena en consecuencia se ordena el pago de Utilidades, Prestación de Antigüedad, Vacaciones y Bono Vacacional fraccionado, en atención al salario probado establecido en la presente sentencia, ordenándose la practica de una experticia complementaria del fallo para su calculo. Y así se establece

De los montos que resulten se ordena descontar la cantidad de Bs., 2.259.725,22, por concepto de intereses sobre prestaciones sociales, que le fueron entregados al De Cujus; así como también la cantidad de Bs. 2.808.285,35 depositada por ante este Tribunal de Protección en fecha 07 de febrero del año 2006, expediente No. 1.489.

En cuanto a la indexación reclamada por el actor, el Tribunal, acatando la doctrina del Tribunal Supremo de Justicia, ordena la corrección monetaria sobre la cantidad que se condene a pagar al demandado y que resulte de la practica de la experticia complementaria del fallo, y en aplicación con lo establecido en el artículo 185 de la Ley Procesal Orgánica del Trabajo, se calculará desde el decreto de ejecución hasta su materialización, oportunidad de pago efectivo.

En cuanto a los intereses de mora, siendo un mandato Constitucional, en caso de que la parte demandada no cumpliere voluntariamente con la presente decisión procederá el pago de interese de mora sobre las cantidades condenadas usando el mismo monto que para la corrección monetaria, los cuáles serán calculados a la tasa del mercado vigente, establecida por el Banco Central de Venezuela para los intereses sobre prestaciones sociales y correrán desde la fecha del decreto de ejecución hasta la materialización de ésta, a saber, la oportunidad de pago efectivo.

No se condena en costos y costas por cuanto el articulo 484 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente contempla que los niños y adolescentes no pueden ser condenados a pagar por esos conceptos, en consecuencia aplicando la igualdad de las partes, como lo establecido en el articulo 21 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tampoco se condena en costos y costas al patrono.





VI
DISPOSITIVA

Por las razones expuestas, el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del estado Portuguesa, administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela, y por Autoridad de la Ley, Declara:

PRIMERO: PARCIALMENTE CON LUGAR: la acción intentada por la ciudadana CORINA ELIZABETH PERDOMO SERENO titular de la cédula de identidad No. 9.252.743 actuando en su propio nombre y representación y en nombre y representación del adolescente ************************titular de la cédula de identidad No. 22.092.055, contra la empresa HATO EL CAIMAN, C.A.

En consecuencia se condena a la demandada pagar a los actores los siguientes conceptos: Antigüedad, Intereses sobre prestación de antigüedad, Indexación Monetaria, Vacaciones fraccionadas, bono vacacional fraccionado, utilidades e intereses moratorios en caso de que proceda y siendo que le fueron otorgados anticipos durante la relación de trabajo a razón de Bs. 2.259.725,52; así como también por cuanto se deposito en esta Sala de Juicio, expediente No. 1.849, la cantidad de Bs. 2.808.285,35 el Tribunal ordena debitarlos de la cantidad total arrojada después de practicarse la experticia complementaria del fallo, la cual se acuerda.

SEGUNDO: No hay condenatoria en costas por el carácter parcial de la sentencia, así como también por el principio de igualdad entre las partes debido a que los niños y adolescentes no son condenados al pago de costas a tenor de lo pautado en el articulo 484 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente.

TERCERO: Notifíquense a las partes. Líbrense boletas.

Dado, Sellado, y firmado en el Despacho del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del estado Portuguesa. En Guanare a los Trece (13) días del mes marzo del año 2.007. AÑOS 196º y 148º.

La Jueza,

Abg. Haydee Rosa Oberto de Colmenares




La Secretaria,

Abg. Elsy Moraima Jurado Verde

En igual fecha y siendo las 3:30 p.m., se publicó y agregó el presente fallo a las actas del expediente de conformidad 247 del Código de Procedimiento Civil.-

Abg. Elsy Moraima Jurado Verde