REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO PRIMERO SUPERIOR DEL TRABAJO
DEL CIRCUITO JUDICIAL LABORAL
DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ARAGUA

Caracas, 12 de Enero de 2007
196° y 147°


VISTOS.
Expediente N° DP11-R-2006-000335

PARTE ACTORA: Ciudadano PEDRO JOSÉ RIVAS MUÑOZ, venezolano, mayor de edad, de este domicilio, titular de la cédula de identidad N° V-11.051.842.

APODERADA JUDICIAL: Abogado GRISELYS RIVAS, inscrita en el Inpreabogado bajo el N° 44.131.

PARTE DEMANDADA: VIGILANTES GUACARA C.A.

MOTIVO: Apelación.


I
DE LAS ACTAS DEL PROCESO

En el procedimiento que por cobro de prestaciones sociales incoara el ciudadano PEDRO JOSÉ RIVAS MUÑOZ en contra de la empresa VIGILANTES GUACARA C.A., partes identificadas, la Juez Séptimo de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución tanto del Nuevo Régimen como del Régimen Procesal Transitorio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, con sede en La Victoria, levantó Acta el 28 de septiembre de 2006 mediante la cual dejó constancia que en la oportunidad de celebración de Audiencia Preliminar no compareció ninguna de las partes ni por si ni por medio de Apoderado Judicial, por lo que de conformidad con lo previsto en el artículo 130 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo se declaró desistido el procedimiento y terminado el proceso.

Contra la referida Decisión ejerció Recurso de Apelación la parte actora, y recibido el expediente en este Tribunal de Alzada, se fijó día y hora para celebración de Audiencia Oral, conforme al artículo 163 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo. Llegada la oportunidad, el miércoles 20 de Diciembre de 2006, a las 9:30 a.m., constituido el Tribunal, se dejó constancia de la comparecencia de la Apoderada Judicial de la parte actora, quedando sus argumentaciones reproducidas en material audio visual, conforme lo prevé el artículo 166 ejusdem. Se declaró SIN LUGAR el Recurso de Apelación, lo cual se pasa a motivar:

II
FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE APELACIÓN
Como fundamentos fácticos y jurídicos del Recurso ejercido, indicó la parte actora que el Tribunal computó por días continuos el término de la distancia, incluyendo el sábado, contraviniendo los artículos 66 y 67 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

III
MOTIVACIÓN PARA DECIDIR

Es deber de este Tribunal indicar que el Juez laboral debe actuar conforme a las garantías del debido proceso y el derecho a la defensa, contenidas en los artículos 257 y 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y que respecto al planteamiento de la parte recurrente en el caso que se analiza, indican los artículos 65 y 66 de la Ley Orgánica del Trabajo:
“Artículo 65: Los términos o lapsos para el cumplimiento de los actos procesales son aquellos expresamente establecidos por esta Ley. En ausencia de regulación legal, el Juez está facultado para fijarlos, conforme al principio de celeridad procesal.”

“Artículo 66: Los lapsos legales se contarán de la siguiente manera:
a.- Por año o meses serán continuos y terminarán el día equivalente del año o mes respectivo. El que deba cumplirse en un día que carezca el mes, se entenderá vencido el último día de ese mes.
b.- Establecidos por día, se contarán por días hábiles, salvo que la ley disponga que sean continuos.
En todos los casos, los términos y lapsos que vencieran en día inhábil se entenderán prorrogados hasta el primer día hábil siguiente.”

Asimismo, el artículo 197 del Código de Procedimiento Civil, prevé:
“Artículo 197: Los términos o lapsos procesales se computarán por días calendarios consecutivos, excepto los lapsos de pruebas, en los cuales no se computarán los sábados, los domingos, el jueves y el viernes santos, los declarados días de fiesta por la Ley de Fiestas Nacionales, los declarados no laborables por otras leyes, ni aquéllos en los cuales el Tribunal disponga no despachar.”

Ahora bien, sobre la forma de computar el término de la distancia la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, indicó:
Sentencia Nro. 45 del 15/03/2000:
________________________________________
"(...) dicho término de distancia deberá computarse de conformidad con lo establecido en el Art. 205 CPC vigente, el cual "se computa por días consecutivos, Art. 197 eiusdem, y depende su extensión de la distancia y facilidades de comunicación"


Por su parte, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia del 09 de Marzo de 2001, bajo la Ponencia del Magistrado Dr. Antonio García García, que anuló parcialmente el referido artículo 197, indicó:
“(...) será la naturaleza de las actuaciones procesales las que distinguirán si el computo del término o lapso se realizará por días calendarios continuos sin atender a las excepciones previstas en el artículo in comento, o, si por el contrario, deberán hacerse únicamente en función de que el Tribunal despache. En virtud que esta Sala considera que el ejercicio oportuno de los derechos adjetivos que les asiste a las partes, en un proceso –oportunidad que solo puede verificarse si el Tribunal despacha- forma parte de la esfera esencial del derecho a la defensa y el debido proceso. (...) el término de distancia debe ser computado por días calendarios consecutivos, sin atender a las excepciones establecidas en el artículo 197 del Código de Procedimiento Civil (...)” (caso: Simón Araque en Aclaratoria).

En este sentido, esta Juzgadora observa que la Ley Orgánica Procesal del Trabajo no establece en forma expresa la aplicación del término de la distancia, pero en casos donde una de las partes tiene su domicilio fuera de la ciudad donde cursa el expediente, tal y como ocurre en la causa que se analiza, debe aplicarse lo previsto en el articulo 205 del Código de Procedimiento Civil, por remisión del artículo 11 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, tal como lo ha declarado la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia en decisión del 14 de junio de 2004, caso: Enrique Urdaneta contra Editorial Santillana S.A.) con Ponencia del Magistrado Dr. Alfonso Valbuena Cordero; estableciéndose que dicho término de distancia consiste en el tiempo concedido para el traslado de personas o autos requeridos para la realización de un acto procesal, y para la preparación de las defensas, cuando éstos se encuentran en lugar distinto a aquel en que deba practicarse el acto.

Conforme al análisis que antecede, el término de la distancia debe computarse por días calendarios consecutivos, incluyendo sábados y domingos, toda vez que en estos días las partes pueden trasladarse de una ciudad a otra, y pueden igualmente realizar diligencias tendientes a la preparación de su defensa. Lo que debe computarse por días hábiles es el lapso de comparecencia para el acto, es decir, en este caso, los diez (10) días hábiles para la celebración de la audiencia preliminar.

En el caso de marras, el término de la distancia debía computarse por días continuos a partir del día siguiente a la certificación del Secretario de haberse cumplido con la notificación de la parte accionada, e inmediatamente después debía computarse el término de comparecencia para celebración de la Audiencia Preliminar señalado en el artículo 128 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo; a los fines de darse cumplimiento al principio de seguridad jurídica o certeza.

Efectivamente, del análisis de la causa, tenemos que en el auto de admisión de la demanda se estableció que la audiencia preliminar tendría lugar al décimo día hábil siguiente a que constara en autos la certificación del Secretario, respecto a la notificación de la demandada, y se concedió como término de distancia dos (2) días continuos, toda vez que la accionada tiene su domicilio en la ciudad de Valencia, Estado Carabobo. La Secretaria dejó constancia de la práctica de la notificación de la demandada, en fecha diez (10) de agosto de 2006, entendiéndose que los dos (2) días continuos concedidos como término de la distancia corrieron: once (11) y doce (12) de agosto de 2006, y los diez (10) días hábiles para celebración de la Audiencia Preliminar transcurrieron: catorce (14) de agosto; dieciocho (18), diecinueve (19), veinte (20), veintiuno (21), veintidós (22), veinticinco (25), veintiséis (26), veintisiete (27) y veintiocho (28) de septiembre de 2006.

De lo anterior se observa que la audiencia preliminar se debía celebrar el día 28 de septiembre de 2006, como en efecto se hizo.

En consecuencia, dado que la notificación y el correcto cómputo de los lapsos procesales, resultan formalidades esenciales y de orden público en el proceso, a los fines de obtener una justicia expedita, y constatándose que la Juez de la causa actuó en apego a las disposiciones legales vigentes y al criterio jurisprudencial de Nuestro Máximo Tribunal, se declara SIN LUGAR el Recurso de Apelación interpuesto. Y ASÍ SE DECIDE.

IV
DECISIÓN
Por las razones expuestas, este Juzgado Primero Superior del Trabajo del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley declara SIN LUGAR EL RECURSO DE APELACIÓN interpuesto por la parte actora ciudadano PEDRO JOSÉ RIVAS MUÑOZ, venezolano, mayor de edad, de este domicilio, titular de la cédula de identidad N° V-11.051.842. SE CONFIRMA el Acta levantada el 28 de Septiembre de 2006 por el Juzgado Séptimo de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución tanto del Nuevo Régimen como del Régimen Procesal Transitorio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, con sede en La Victoria.
Remítase el expediente al Tribunal de origen, a los fines de su cierre y archivo, así copia certificada de la presente Decisión, para conocimiento y fines. Líbrese Oficio.
PUBLIQUESE, REGISTRESE y DEJESE COPIA CERTIFICADA.
Dado, firmado y sellado en la Sala de Despacho del Tribunal Primero Superior del Trabajo del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, en Maracay a los Doce (12) días del mes de Enero del año Dos Mil Siete (2007). Años 196° de la Independencia y 147° de la Federación.
LA JUEZ,
DRA. ANA CRISTINA ICIARTE HERRERA.


EL SECRETARIO,
ABOG. HAROLYS PAREDES.


En esta misma fecha se publicó la anterior Decisión, siendo las 3:11 p.m.

EL SECRETARIO,
ABOG. HAROLYS PAREDES.

Exp. Nro. DP11-R-2006-000335
ACIH/pm.